Jake Ellis_02

 

Título: ¿Quien es Jake Ellis?

Autores: Nathan Edsmonson y Tonci Zonjic

Editorial: Panini Comics

Páginas: 128

ISBN: 978-84-9024-325-1

Formato: 17 X 26. Rústica con solapas. Color.

Precio: 15,00€

 

De entre los muchos placeres que supone el leer tebeos está el de encontrar nuevos valores. Descubrir que al noveno arte se incorpora gente nueva y que conocen y dominan el lenguaje básico del medio, es además síntoma inequívoco de que el cómic sigue y seguirá vivo como medio de expresión una buena temporada. Este es el caso de ¿Quién es Jake Ellis?, obra escrita por Nathan Edmonson y dibujada por Tonci Zonjic.

¿Quién es Jake Ellis? es una historia moderna de espionaje y conspiraciónes (con cierto toque ci-fi), un thriller de acción en la línea del mejor Bourne y heredero de clásicos del tebeo como XIII, de Van Hamme y Vance. El guionista Nathan Edmonson nos presenta al intrépido Jon Moore, un espía y mercenario que tiene como compañero de fatigas a Jake Ellis, una especie de ángel de la guarda, una suerte de espíritu que tan sólo él es capaz de ver y de oír. Buscado y perseguido por agencias gubernamentales y organizaciones siniestras con oscuras intenciones, Jon acaba harto de ser la presa, decide huir hacia adelante y cambia su papel a cazador para así encontrar una respuesta a la pregunta que precisamente da título a la obra: ¿Quién es Jake Ellis?

La historia se lee de un tirón y te engancha desde el primer momento, y parte de la culpa la tiene sin lugar a dudas el buen hacer de Zonjic, que exhibe una magistral planificación de viñetas en cada página, demostrando porqué el cómic es ante todo un arte secuencial. Zonjic domina a la perfección el tempo narrativo, algo bastante complicado en un tebeo como éste, una montaña rusa repleta de acción trepidante pero también con momentos de necesaria pausa, y es capaz de compaginar esta apabullante narrativa con un dibujo sobrio y claro que en más de una ocasión nos hace recordar al maestro Mazzucchelli.

Con ¿Quién es Jake Ellis? disfrutarán los amantes de las historias de espionaje y de misterio, más aún si gustan del buen cómic. Pocas veces entretenimiento y arte se encuentran en un mismo tebeo, como es el caso. Queremos (y necesitamos) más cómics como éste.