Siempre es una incógnita enfrentarte a una obra de un autor desconocido y del que además no tienes ninguna referencia previa… a parte de los premios convenientemente anunciados en la contraportada, que esperas garanticen un mínimo de calidad. A veces, al terminar la última página eres consciente de que has disfrutado tanto con esa lectura que nunca más olvidarás el nombre del autor y lo tendrás muy presente para no dejar escapar las próximas obras suyas que se publiquen. Y como eso es lo que a esta humilde librera le ha ocurrido con Bastardo, mi entusiasmo “me obliga” a recomendaros la lectura de este cómic.

Bastardo, de Max de Radiguès. DibbuksBastardo es la carta de presentación en nuestro país del autor belga Max de Radiguès y viene avalada por el premio que otorgan los institutos en el Festival de Angoulême 2018 y el premio SNFC de cómic policíaco, que salió del voto de 44.000 lectores amantes del género negro (y permitidme un inciso para señalar que el premio a la mejor novela fue para Un millón de gotas de Víctor del Árbol). Publicado inicialmente como un fanzine autoeditado de dieciséis entregas, fue recopilado por la editorial Casterman en un tomo del mismo formato que Dibbuks ha editado en España.

Esta es la historia de May, una mujer de armas tomar (literalmente), que desde que se encontró sola con un bebé casi siendo una cría, ha hecho del engaño y el robo su herramienta para salir adelante. También es la historia de Eugene, ahora un preadolescente, que se ha convertido en el cómplice de su madre y en su mejor apoyo. Los dos asumen con naturalidad y buen humor su forma de vida, aunque no siempre es fácil, y ahora menos que nunca: acaban de participar en un gran golpe y se encuentran en plena huida, una huida donde no solo están en juego las bolsas llenas de dinero del maletero sino también sus propias vidas. En su camino se irán encontrando con aliados y enemigos y se verán envueltos en más de una situación de peligro.

Una de las principales virtudes de De Radigués es la construcción de sus personajes, consiguiendo una pareja protagonista Bastardo_Page_4que rebosa magnetismo. Estos particulares Bonnie y Clyde forman un tándem perfecto y, a pesar de las dificultades, establecen una relación que se percibe llena de cariño y en la que cuidan el uno del otro (y donde no siempre la adulta es la más responsable del dúo). Su historia está llena de emociones y sorpresas y, como demuestran los premios recibidos, es capaz de atraer a un amplio espectro de lectores, incluido el público adolescente. Vale que hay alguna escena de desnudo y de violencia, pero estas encajan perfectamente en la narración y no llegan a ser escandalosas (excepto para padres y profesores hipersensibles).

En el apartado gráfico el estilo estaría más próximo a los autores de L’Association (de hecho, algunos de ellos colaboran en la galería que se incluye al final junto a otros autores independientes americanos) que al trazo realista que muchos lectores identifican con el cómic franco-belga. Sin embargo, su dibujo en blanco y negro de línea clara y sencilla no resta un ápice de expresividad a los personajes ni de dinamismo a la acción.

Si me hacéis caso, seguro que después de leer Bastardo también apuntáis el nombre de Max de Radiguès en la lista de autores de los que hay que estar pendiente.

Título: Bastardo
Autor: Max de Radiguès
Editorial: Dibbuks
Páginas: 192
ISBN: 9788417294427
Formato: 15×19 Rústica
Precio: 15,00 euros